Domingo de Pascua

Hechos de los apóstoles 9,26-31


Les contó cómo había visto al Señor en el camino
En aquellos días, llegado Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, porque no se fiaban de que fuera realmente discípulo. Entonces Bernabé se lo presentó a los apóstoles. Saulo les contó cómo había visto al Señor en el camino, lo que le había dicho y cómo en Damasco había predicado públicamente el nombre de Jesús. Saulo se quedó con ellos y se movía libremente en Jerusalén, predicando públicamente en nombre del Señor. Hablaba y discutía también con los judíos de lengua griega, que se propusieron suprimirlo. Al enterarse los hermanos, lo bajaron a Cesarea y lo enviaron a Tarso.
La iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea, y Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor, y se multiplicaba, animada por el Espíritu Santo.

Salmo responsorial: 21

El Señor es mi alabanza en la gran asamblea.
Cumpliré mis votos delante de sus fieles. / Los desvalidos comerán hasta saciarse, / alabarán al Señor los que lo buscan: / viva su corazón por siempre. R.
Lo recordarán y volverán al Señor / hasta de los confines del orbe; / en su presencia se postrarán / las familias de los pueblos. / Ante él se postrarán las cenizas de la tumba, / ante él se inclinarán los que bajan al polvo. R.
Me hará vivir para él, mi descendencia le servirá, / hablarán del Señor a la generación futura, / contarán su justicia al pueblo que ha de nacer: / todo lo que hizo el Señor. R.

1Juan 3,18-24

Éste es su mandamiento: que creamos y que amemos
Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.
Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.

Juan 15,1-8

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos."


                           DOMINGO QUINTO DE PASCUA. CICLO B.


Yo soy la vid verdadera”  (Jn. 15,1-8).
        
         ¡Qué bien debían sonar en los oídos de los discípulos esta afirmación de Jesús de la alegoría de la vid! Les era tan familiar. El marco de esta afirmación es la cena de despedida: “Yo soy la verdadera vid”. Jesús utiliza una alegoría, una imagen agrícola que era familiar para los discípulos, seguramente la habían leído o escuchado muchas veces en las escrituras santas.

          Jesús les dijo: “Yo soy la vid verdadera”. ¿Qué quieren decir estas palabras? Quieren decir que toda Vida viene de El y pasa luego a través de nosotros (pequeños sarmientos) para dar fruto del mismo modo que la sabia circula por la vid y llega hasta los sarmientos para producir uvas.

         “A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda”. Jesús empieza con una advertencia severa: todo sarmiento que esté vivo, tiene que dar fruto; es decir, toda persona, todo miembro de esta Comunidad, de este Pueblo de Dios, está llamado a crecer y a vivir plenamente. El fruto a que se refiere Jesús es la Vida plena de la persona que vive en docilidad a su ser; el fruto es la expresión de todo un proceso de crecimiento y de vida. Un sarmiento no produce fruto cuando no responde a la Vida que se le comunica. El vigor de la vid se concentra en el fruto. Todo sarmiento unido  a la vid  estará vivo, lozano y pujante para dar fruto.

         En el  Evangelio de hoy, hay dos expresiones que se repiten cada una de ellas hasta siete veces: las de “permanecer” y “dar fruto”. La intención fundamental de la alegoría es que hay que permanecer con Jesús para poder dar fruto, y aquél que se separa de El, es como un sarmiento estéril que no da ningún fruto..... Una experiencia interior importante debió ser para el evangelista el verbo “permanecer”, que lo repite hasta 40 veces en su Evangelio. “Permanecer” es una experiencia mística, vital, de una relación profunda de amor con Jesús Resucitado.

Permanecer” en Jesús significa dejarnos impregnar por su Espíritu de amor, dejarnos amar por Él, sentirnos amados, amados desde siempre, amados por haber sido llamados a la vida; muy amados, como nadie nunca podría imaginar, mucho más de lo que nosotros mismos deseamos ser amados, con un amor que ninguna circunstancia de nuestra vida podrá hacer desaparecer.
         “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante.  El fruto del que se habla ahora se llama “ fruto abundante”. El fruto abundante es la vida que estamos llamados a vivir y a despertar en los otros. La alegoría termina describiendo la suerte de los sarmientos cortados: “Al que no permanece en mí, lo tiran fuera, como al sarmiento y se seca”... Jesús subraya que el porvenir del que se separa de El, del contacto con El, “se seca”, es decir, expresa la carencia total de Vida. Quien renuncia a permanecer con El, que es la Fuente de Vida, renuncia a vivir.
Luego los recogen y los echan al fuego y arden”: Es la manera gráfica de decir que se entra en un proceso de destrucción progresiva. ¿No tenemos esa experiencia? Cuando nos separamos de lo profundo de nosotros mismos, de nuestra Fuente, ¿no tenemos la sensación de que no vivimos?.
Cuando nos separamos de esta Fuente, ¿no experimentamos en nosotros que nos estamos secando y que la vida ya no tiene gusto ni sentido para nosotros? ¿No es ésta la experiencia de muchos hombres y mujeres de nuestro tiempo? ¿No hay, a veces, un gran vacío existencial en nuestras vidas?. La vida ya no fluye a través de nosotros; perdemos el entusiasmo e incluso, a veces todo deseo.

El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante”. Esta es la condición fundamental para que la comunidad y todo discípulo den fruto y tengan vida. Él es la vid y nosotros los sarmientos. La unión es íntima, vital, permanente. Vid y sarmiento no son dos cosas distintas; forman un todo. Sólo que la savia no brota de los sarmientos, sino que la reciben de la vid. La savia es la vida del Resucitado que es la misma para todos. Los sarmientos no son nada si se separan de la vid. Por eso, Jesús afirma: “Sin mi no podéis hacer nada”, o lo que es lo mismo, desgajados de mí, no podéis dar fruto. Podéis reuniros, planificar, moveros, agitaros hasta el stress y agitar a los demás; pero sin esta vida de comunión con Jesús, no habrá frutos. ¿No son estas palabras de Jesús plenamente actuales hoy?

      Cuando nos desconectamos de la vid verdadera, que es la Presencia de Jesús Resucitado en nuestro interior ¿No tenemos la impresión de que nada merece la pena y que la vida se convierte en una carga difícil de llevar?. Sin la experiencia de una relación profunda con Él, con Cristo Resucitado, nuestra vida se vuelve estéril y vacía.

Hoy, vueltos hacía Él, le decimos: Señor Resucitado, tu eres la vid verdadera, concédenos, permanecer en Ti, y que demos “fruto abundante”: el fruto del Amor y de la Vida. Sin Ti, Señor, no podemos hacer nada porque Tú eres la Fuente de nuestra vida. Sin Ti, nuestras palabras son vanas, nuestros sentimientos apagados, nuestras relaciones difíciles, nuestros amores posesivos... Sin Ti nuestra vida se seca. Tú eres el único aliento que hace vivir nuestro corazón.


                                                                                              Benjamín García Soriano
                                                                                      

CICLO LITÚRGICO