“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” “Convertíos, porque está cerca el Reino de los Cielos” (Mt.3, 1-2)