MÍSTICA, POR D. JUAN MARTÍN VELASCO