EL SEÑOR ESTÁ SIEMPRE CON NOSOTROS, EN LO PROFUNDO DE NUESTRO CORAZÓN