JUEVES SANTO

MONICIÓN DE ENTRADA

Nos hemos reunido los seguidores de Jesús, para conmemorar y celebrar la última cena del Señor. Tal día como hoy, hace dos mil años, Jesús se reunió a cenar con sus amigos, y en aquella cena, en la emoción de la despedida, el Señor hizo dos gestos entrañables, dos gestos que nos enseñan como tenemos que vivir: con el lavatorio de los pies nos enseña que el amor consiste en ponernos al servicio de los demás, a sus pies, ocupando el lugar  de los esclavos, de los últimos. Y con el gesto de partir el pan y dar a beber el cáliz del vino, quiso que aprendiéramos a compartir también el pan y el vino de nuestro sustento con los más necesitados. Hoy también es el día del sacerdocio ministerial. Hoy necesitamos sacerdotes, personas que alimente y sostengan la fe de sus hermanos y hermanas.
Hoy la colecta está destinada para la cooperación con los proyectos de Cáritas. Que nuestra solidaridad, sea signo de nuestra adhesión al Señor.

MONICIÓN DE LAS LECTURAS

Las lecturas de hoy nos hablan de la Pascua, del Paso salvador del Señor por el pueblo de Israel, por el nuevo Pueblo de Dios, la Iglesia, por cada uno de nosotros. Jesús pasa hoy por nuestra vida, invitándonos una vez más a seguirle, haciendo de nuestra persona un proyecto de amor y servicio generoso.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Con confianza presentamos  al Señor nuestra oración:

-Por la Iglesia, para que renunciando a toda posesión de prestigio y poder, se presente ante el mundo como servidora de todos los hombres. Roguemos al Señor.

-Por los gobernantes de los países, para que entiendan el poder como servicio, para que gobiernen y legislen a favor de los más desfavorecidos de la sociedad. Roguemos al Señor.

-Por los tristes y los enfermos, por los pobres y todos los que se sienten abandonados de Dios y de los hombres, para que conozcan el cosuelo del padre y nosotros nos mostremos solidarios con ellos. Roguemos al Señor.

-Por la organización de Cáritas, para que sus cooperantes no abandonen nunca su labor por los más pobres y todos colaboremos en esa misión. Roguemos al Señor.

-Por todos nosotros, para que siguiendo el ejemplo del Señor Jesús, sepamos ponernos al servicio de los demás, y aprendamos a compartir tiempo y dinero. Roguemos al Señor.

Escúchanos, Padre, pues confiamos que Tú siempre nos atiendes. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

OFRENDAS

-Te presentamos Señor nuestra aportación material en favor de los más necesitados, signo del nuestro amor fraternos, que Tú nos viniste a enseñas con tus palabras u con tu vida.

-Te presentamos el pan y el vino. Recordamos aquella Cena con tus amigos en la que quisiste quedarte para siempre con nosotros. Transfórmalos Señor en tu Cuerpo y en tu Sangre, para que sean nuestro alimento en la vida y nos ayuden a seguir tus pasos.


LAVATORIO DE LOS PIES

A veces, las palabras son insuficientes. Por eso, Jesús, adaptándose a nuestra condición, recurre al lenguaje de los gestos, lavar los pies como expresión del amor más grande, en aquella cultura era un trabajo de esclavos.

El que preside la mesa, el Señor, el Maestro, el Mesías, se pone a lavar los pies, esto es incomprensible para los discípulos. Se quedan pasmados, no podían comprender cómo el Maestro y el Señor se transformaba en un esclavo. Con este gesto Cristo rompe todos los esquemas religiosos, todos los esquemas humanos, invierte los valores,…

Pedro no se deja amar… Necesitamos que Cristo toque nuestros pies, necesitamos dejarnos amar por Él, dejarnos alcanzar por el amor de Cristo.

El verdadero amor está dispuesto a dejarse lavar los pies y lavar los pies a los demás. Hay que dejarse amar, para luego hacer lo mismo. Necesitamos un lavatorio radical del corazón. Para que nuestro corazón de piedra se convierta en corazón de carne.

Jesús termina el lavatorio de los pies, diciendo:”Si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies los unos a los otros” No necesita muchas explicaciones. Lo único que se pide, es que nos dejemos amar por Él y también, que nos amemos de verdad.

Señor Jesús, en esta tarde compartimos contigo la cena en la que nos revelaste todo lo que nos amabas “nos amaste hasta el extremo. Que podamos comprender algo más de ti, que podamos acoger tu amor y permanecer en comunión contigo.



MONICIONES